Servicio Gratuito con Fines Educativos

La Santa Cruz


Desde niños hemos aprendido a hacer la señal de la Cruz en la frente, en los labios y en el corazón, como un signo externo de nuestra profesión de fe.
*
La Cruz de Jesús está en los altares, y en el exterior, en la parte más alta de las Iglesias.
*
Es el instrumento para levantar a los caídos, la salud del alma y del cuerpo,
la destrucción del pecado, y el árbol de la vida eterna.
*
La Cruz se presenta en nuestra vida de muy diferentes maneras: enfermedad, pobreza, cansancio, dolor, desprecio, soledad...pero si la llevamos con amor, se convierte en una fuente de vida, de alegría y en un medio de unión con Dios.
*
La serpiente de bronce era el signo de Cristo en la Cruz, en quien obtienen la salvación los que la miran. Así lo expresa Jesús en su conversación con Nicodemo.
*
San Pablo enseñaba a sus discípulos que la Cruz es siempre breve y llevadera, si se ofrece con amor. Y el premio de estos sufrimientos, ofrecidos a Jesús, es inmenso y eterno.
*
Jesús no inventó la Cruz: la encontró en su camino, como todo hombre.
*
La novedad que Él inventó fue la de poner en la Cruz un germen de amor.
*
Así la Cruz se convirtió en el camino que lleva a la Vida Eterna.