Servicio Gratuito con Fines Educativos

Por la Familia


Que Cristo Señor, Rey del universo, Rey de las familias, esté presente como en Caná, en cada hogar cristiano para dar luz, alegría, serenidad y fortaleza. A Él pido que cada familia sepa dar generosamente su aportación original para la venida de su Reino al mundo, «Reino de verdad y de vida, Reino de santidad y de gracia, Reino de justicia, de amor y de paz» hacia el cual está caminando la historia.
*
Que la Virgen María, como es Madre de la Iglesia, sea también Madre de la «Iglesia doméstica», y, gracias a su ayuda materna, cada familia cristiana pueda llegar a ser verdaderamente una «pequeña Iglesia», en la que se refleje y reviva el misterio de la Iglesia de Cristo.
Sea Ella, Esclava del Señor, ejemplo de acogida humilde y generosa de la Voluntad de Dios; sea Ella quien alivie los sufrimientos y enjugue las lágrimas de cuantos sufren por las dificultades de sus familias.
*
Que San José, «hombre justo», trabajador incansable, custodio integérrimo de los tesoros a él confiados, las guarde, proteja e ilumine siempre.
*
Juna Pablo II
Familiaris Consortio, 86