Servicio Gratuito con Fines Educativos

Oraciones de Adviento


PREPAREMOS LOS CAMINOS
***
Preparemos los caminos
ya se acerca el Salvador
y salgamos, peregrinos,
al encuentro del Señor.
*
Ven, Señor, a libertarnos,
ven, tu pueblo a redimir;
purifica nuestras vidas
y no tardes en venir.
*
El rocío de los cielos
sobre el mundo va a caer,
el Mesías prometido,
hecho niño, va a nacer.
*
De los montes la dulzura,
de los ríos leche y miel,
de la noche será aurora
la venida de Emmanuel.
*
Te esperamos anhelantes
ya sabemos que vendrás;
deseamos ver tu rostro
y que vengas a reinar.
*
Consolaos y alegraos,
desterrados de Sión,
que ya viene, ya está cerca,
él es nuestra salvación.
***
JESUCRISTO PALABRA DEL PADRE
***
Jesucristo, Palabra del Padre,
luz eterna de todo creyente:
ven y escucha la súplica ardiente,
ven, Señor, porque ya se hace tarde.
*
Cuando el mundo dormía en tinieblas,
en tu amor tú quisiste ayudarlo
y trajiste, viniendo a la tierra,
esa vida que puede salvarlo.
*
Ya madura la historia en promesas,
sólo anhela tu propio regreso;
si el silencio madura la espera,
el amor no soporta el silencio.
*
Con María, la Iglesia te aguarda
con anhelos de esposa y madre,
y reúne a sus hijos en vela,
para juntos poder esperarte.
*
Cuando vengas, Señor, en tu gloria,
que podamos salir a tu encuentro
y a tu lado vivamos por siempre,
dando gracias al Padre en el reino.
Amén.
***
EL SI DE LA PROMESA HA LLEGADO
***
La pena que la tierra soportaba,
a causa del pecado, se ha trocado
en el canto que brota jubiloso,
en labios de María pronunciado.
*
El sí de las promesas ha llegado,
la alianza se cumple, poderosa,
el Verbo eterno baja de los cielos,
con nuestra débil carne se desposa.
*
¡Oh misterio que sólo la fe alcanza!,
María es nuevo templo de la gloria,
rocío matinal, nube que pasa,
luz nueva en su presencia misteriosa.
*
A Dios sea la gloria eternamente,
y al Hijo suyo amado, Jesucristo,
el que quiso nacer para vosotros
para darnos su Espíritu divino. Amén.
***
VEN PRONTO SEÑOR
***
Cielos, ¡lloved vuestra justicia!
¡Ábrete, tierra!
¡Haz germinar al Salvador!
*
Oh Señor, Pastor de la casa de Israel
que conduces a tu pueblo,
ven a rescatarnos por el poder de tu brazo.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!
*
Oh Sabiduría, salida de la boca del Padre,
anunciada por profetas,
ven a enseñarnos el camino de la salvación.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!
*
Hijo de David, estandarte de los pueblos y los reyes,
a quien clama el mundo entero,
ven a libertarnos, Señor, no tardes ya.
Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!
*
Llave de David y cetro de la casa de Israel,
tú que reinas sobre el mundo,
ven a libertar a los que en tinieblas te esperan.
Ven pronto, Señor. Ven Salvador!
*
Oh sol naciente, esplendor de la luz eterna
y sol de justicia, ven a iluminar
a los que yacen en sombras de muerte.
Ven pronto, Señor. Ven Salvador!
*
Rey de las naciones y piedra angular de la Iglesia,
tú que unes a los pueblos,
ven a libertar a los hombres que has creado.
Ven pronto, Señor. Ven Salvador!
*
Oh Emmanuel,
nuestro rey, Salvador de las naciones,
esperanza de los pueblos,
ven a libertarnos, Señor, no tardes ya.
Ven pronto, Señor. Ven Salvador!
***
VEN PRONTO MESIAS
***
Mirad las estrellas fulgentes brillar,
sus luces anuncian que Dios ahí está,
la noche en silencio, la noche en su paz,
murmura esperanzas cumpliéndose ya.
*
Los ángeles santos, que vienen y van,
preparan caminos por donde vendrá
el Hijo del Padre, el Verbo eternal,
al mundo del hombre en carne mortal.
*
Abrid vuestras puertas, ciudades de paz,
que el rey de la gloria ya pronto vendrá;
abrid corazones, hermanos, cantad
que vuestra esperanza cumplida será.
*
Los justos sabían que el hambre de Dios
vendría a colmarla el Dios del Amor,
su Vida en su vida, su Amor en su amor
serían un día su gracia y su don.
*
Ven pronto, Mesías, ven pronto, Señor,
los hombres hermanos esperan tu voz,
tu luz, tu mirada, tu vida, tu amor.
Ven pronto, Mesías, sé Dios Salvador. Amén.
***
MIRA QUE ESTAMOS ALERTA
***
Este es el tiempo en que llegas,
Esposo, tan de repente,
que invitas a los que velan
y olvidas a los que duermen.
*
Salen cantando a tu encuentro
doncellas con ramos verdes
y lámparas que guardaron
copioso y claro el aceite.
*
¡Cómo golpean las necias
las puertas de tu banquete!
¡y cómo lloran a oscuras
los ojos que no han de verte!
*
Mira que estamos alerta
Esposo, por si vinieres,
y está el corazón velando
mientras los ojos se duermen.
*
Danos un puesto a tu mesa,
Amor que a la noche vienes,
antes que la noche acabe
y que la puerta se cierre.
***
VEN, SEÑOR, NO TARDES
***
Ven, Señor, no tardes,
ven, que te esperamos;
ven, Señor, no tardes,
ven pronto, Señor.
*
El mundo muere de frío,
el alma perdió el calor,
los hombres no son hermanos
porque han matado al Amor.
*
Envuelto en noche sombría,
gime el mundo de pavor;
va en busca de una esperanza,
buscando tu fe, Señor.
*
Al mundo le falta vida
y le falta corazón;
le falta cielo en la tierra,
si no lo riega tu amor.
*
Rompa el cielo su silencio,
baje el rocío a la flor,
ven, Señor, no tardes tanto,
ven, Señor. Amén.
***
ALABANZAS A MARÍA SANTÍSIMA,
VIRGEN DEL ADVIENTO
***

¡Oh Santísima Virgen María!
sea una y mil veces bendito
vuestro purismo seno,
en que por nueve meses hizo su morada
el Hijo de Dios, hecho hombre
por dar salud a mi alma.
Avemaría.
*
¡Oh Santísima Virgen María!
sea una y mil veces bendito vuestro maternal
regazo en que reposó
y durmió dulcemente
el Hijo de Dios, hecho hombre
por dar salud a mi alma.
Avemaría.
*
¡Oh Santísima Virgen María!
sean una y mil veces benditos
vuestros santísimos brazos,
que llevaron, abrazaron
y tiernamente estrecharon
al Hijo de Dios, hecho hombre
por dar salud a mi alma.
Avemaría.
*
¡Oh Santísima Virgen María!
sean una y mil veces benditas
vuestras hermosísimas manos,
que acariciaron y cuidadosamente sirvieron
al Hijo de Dios, hecho hombre
por dar salud a mi alma.
Avemaría.
*
¡Oh Santísima Virgen María!
sean una y mil veces benditos
vuestros ojos virginales
que con tanto deleite se recrearon
contemplando el rostro
del Hijo de Dios, hecho hombre
por dar salud a mi alma.
Avemaría.
*
¡Oh Santísima Virgen María!
sean una y mil veces benditos
vuestros oídos castísimos,
que con tanta frecuencia oyeron
el dulce nombre de Madre de la boca
del Hijo de Dios, hecho hombre
por dar salud a mi alma.
Avemaría.
*
¡Oh Santísima Virgen María!
sean una y mil veces benditos
vuestros candísimos labios,
que con gozo inexplicable imprimieron
Tiernos besos en el Hijo de Dios,
hecho hombre por dar salud a mi alma.
Avemaría.
*
¡Oh Santísima Virgen María!
sea una y mil veces bendita
vuestra lengua angelical,
que sin cesar alabó y llamó
hijo querido al Hijo de Dios,
hecho hombre por dar salud a mi alma.
Avemaría.