Servicio Gratuito con Fines Educativos

Personajes de Adviento


ISAIAS
Figura de espera por la Salvación
*
JUAN BAUTISTA
Figura de preparación
*
MARIA
Virgen de la esperanza y Madre del Salvador
*
1.-LA FIGURA DE LA ESPERA:
ISAÍAS
*
Es el profeta por excelencia del tiempo de la espera. Es un visionario, mocionado por el esplendor futuro del Reino de Dios que se inaugura con la venida de un Príncipe de paz y justicia.
*
Isaías insiste en el carácter liberador de este niño, cuyo nacimiento y juventud son dramáticos, hacen presentir que el profeta ve en este niño la salvación del mundo. Isaías subraya en sus ulteriores profecías los rasgos característicos del Mesías. Aquí se contenta con apuntarlos y se reserva para más tarde el tratarlos uno a uno y modelarlos. El profeta describe así a este rey justo: (Is. 11, 1-9).
*
En el capítulo segundo de su obra, Isaías anuncia una Parusía que a la vez
será un juicio y la volveremos a encontrar en el Apocalipsis (Is 13, 9-ll).
Esta venida de Yahvé aplastará a aquel que haya querido igualarse a Dios.
El Apocalipsis de Juan tomará parecidas imágenes para describir la derrota
del diablo (cap. 14).
*
Podríamos sintetizar toda la obra del profeta reduciéndola a dos objetivos:
*
El primero, llegar a la situación presente, histórica, y remediarla luchando.
El segundo, describir un futuro mesiánico más lejano, una restauración del
mundo.
*
2.-LA FIGURA DE LA PREPARACIÓN:
JUAN BAUTISTA
*
A su vocación de asceta se une la de guía de su pueblo (Lc 1, 17).
Precederá al Mesías.
El papel del precursor es muy preciso: prepara los caminos del Señor (Is 40, 3), da a su pueblo el "conocimiento de la salvación.
*
El conocimiento de esa salvación provoca en él la acción de gracias, la bendición, la proclamación de los beneficios de Dios que se expresa por el "Bendito sea el Señor, Dios de Israel".
*
Juan deberá, pues, anunciar un bautismo en el Espíritu para remisión de los pecados. La misericordiosa ternura de Dios enviará al Mesías que, según dos pasajes de Isaías (9, 1 y 42, 7), recogidos por Cristo (Jn 8, 12), "iluminará a los que se hallan sentados en tinieblas y sombras de muerte" (Lc 1, 79).
*
El papel de Juan, "allanar el camino del Señor". El lo sabe y se designa a sí
mismo, refiriéndose a Isaías (40, 3), como la voz que clama en el desierto:
"Allanad el camino del Señor".
Su ejemplo debe permanecer constantemente ante los ojos de la Iglesia.
La Iglesia, y cada uno de nosotros en ella, tiene como misión preparar los caminos del Señor, anunciar la Buena Noticia.
*
Toda la grandeza de Juan Bautista le viene de su humildad y ocultamiento:
"Es preciso que él crezca v que yo disminuya" (Jn 3, 30).
Como Juan, la Iglesia y sus fieles tienen el deber de no hacer pantalla a la luz, sino de dar testimonio de ella (Jn 1, 7). La esposa, la Iglesia, debe ceder el puesto al Esposo. Ella es testimonio y debe ocultarse ante aquel a quien testimonia.
*
3. -LA FIGURA DE LA ESPERANZA:
VIRGEN MARÍA
*
La primera venida del Señor se realizó gracias a ella.
Y, por ello, todas las generaciones le llamamos Bienaventurada.
Hoy, que preparamos, cada año, una nueva venida, los ojos de la Iglesia se vuelven a ella, para aprender, con estremecimiento y humildad agradecida, cómo se espera y cómo se prepara la venida del Emmanuel:
del Dios con nosotros.
Más aún, para aprender también cómo se da al mundo el Salvador.
*
Aunque Navidad es para María la fiesta más señalada de su maternidad,
el Adviento, que prepara esta fiesta, es para ella un tiempo de elección
y de particular preparación.
*
María es un ejemplo como vivir el adviento, porque nos enseña a decir "Sí" a la Voluntad de Dios, nos enseña a prepararnos para su venida, nos enseña a recibirlo con alegría y a compartir con todos a Jesús fruto de su amor por Dios.