Servicio Gratuito con Fines Educativos

El Gran Salto


Si yo tuviera en mi santidad,
la mitad de afán y preocupación que pone un avaro en su negocio
o un enamorado en su amor,
ya habría alcanzado las cumbres de la santidad.
*
Sobrando pecados, se puede subir hasta el último brezo de montaña.
Pero faltando voluntad no se da ni un paso.
*
La obra, la única obra de mi vida,
es la santidad.
Y su bache mayor y más difícil,
es el salto de comenzar a darlo todo.
*
Superando este tremendo salto de frontera,
el alma va adquiriendo una fuerza secreta
que le hace cada vez más sencillo, más manso, más humilde.
*
A algunos santos costó lucha de años a conquista del momento de darlo todo,
pero inmediatamente, tras él, se abrieron anchas las puertas de su santidad.
*
Urge pues derribar el muro divisorio entre lo imperfecto y lo bueno,
Para echar abajo incluso el tabique entre lo bueno y lo santo.