Servicio Gratuito con Fines Educativos

Dos Caminos


VISIÓN DE SOR FAUSTINA
*
Extracto del diario de Santa María Faustina Kowalska
"La Divina Misericordia en mi alma"
*
Un día vi dos caminos:
*
- Un camino ancho, cubierto flores, lleno de alegría y de música y de otras diversiones.
La gente iba por este camino bailando y divirtiéndose… pero llegaban al final sin advertir que ya era el final. Pero al final del camino era un espantoso precipicio, es decir un abismo infernal.
Aquellas almas caían ciegamente en ese abismo; a medida que llegaban, caían.
Y eran tan numerosos que fue imposible contarlas.
*
- Y vi también otro camino o más bien un sendero, porque era estrecho y cubierto de espinas...
Las personas que por el caminaban tenían lágrimas en los ojos y sufrían distintos dolores.
Algunos caían sobre las piedras, pero enseguida se levantaban y seguían andando. Y al final del camino habían un esplendoroso jardín, lleno de todo tipo de felicidad y allí entraban todas aquellas almas.
En seguida, desde el primer momento olvidaban sus sufrimientos.
*
"Cuánto deseo la salvación de las almas. Mi queridísima hija, escribe que deseo derramar Mi vida divina en las almas humanas y santificarlas, con tal de que quieran acoger Mi Gracia. Los más grandes pecadores llegarían a una gran santidad si confiaran en Mi misericordia. Mis entrañas están colmadas de misericordia que está derramada sobre todo lo que he creado. Mi deleite es obrar en el alma humana, llenarla de Mi misericordia y justificarla. Mi Reino en la tierra es: Mi vida en las almas de los hombres (Diario, 1784).”