Servicio Gratuito con Fines Educativos

Sobre el Perdón


Es imposible alcanzar el perdón que pedimos de nuestros pecados si nosotros no actuamos de modo semejante con los que nos han hecho alguna ofensa. Por ello dice Jesús: “Con la medida con que midáis se os medirá a vosotros”.
SAN CIPRIANO
*
Quien no perdona a quien le pide perdón arrepentido de su pecado, y no le perdona de corazón, no espere en manera alguna que Dios le perdone sus pecados.
SAN AGUSTIN
*

Conseguiremos que tire Dios nuestros pecados, si nosotros, por nuestra parte, nos esforzamos por atraer a los enemigos, tomando la iniciativa a la hora de perdonarlos: Con la misma medida con que midáis, seréis medidos. (Lc 6, 38)
SANTO TOMAS
*

Perdonemos siempre, con la sonrisa en los labios. Hablemos claramente, sin rencor, cuando pensemos en conciencia que debemos hablar. Y dejemos todo en las manos de Nuestro Padre Dios, con un silencio divino (Mt 26, 63), Jesús callaba…Si se trata de ataques personales, por brutales e indecorosos que sean, preocupémonos sólo de hacer buenas obras, que El se encargará de que brillen delante de los hombres (Mt 5, 16).
J. ESCRIVÁ DE BALAGUER
*

Señor, ¿cuántas veces deberé perdonar a mi hermano? (Mt 18, 21). No encerró el Señor el perdón en un número determinado, sino que dio a entender que hay que perdonar con prontitud y siempre.
SAN JUAN CRISOSTOMO
*
Y si pecare contra ti siete veces al día... No se pone término al perdón con el número siete, sino que manda que se perdonen todos los agravios; o bien que se perdone al que se arrepiente. A veces con el número siete se indica la universalidad de cualquier cosa o tiempo.
SAN BEDA
*
¿Tú estás seguro, has pesado bien los pros y los contra? ¿Estás seguro de que es él quien ha pecado contra ti y no tú contra él? Si dices: “Estoy seguro”. Que tu conciencia descanse tranquila en esta certeza. No vayas a buscar a tu hermano que ha pecado contra ti, para pedirle perdón; te basta con estar presto a perdonar de corazón. Si estás dispuesto a perdonar, ya has perdonado. Te queda todavía pedir a Dios por tu hermano.
SAN AGUSTIN
*

Hay que perdonar a quienes afirman estar arrepentidos de las ofensas que nos hicieron, aunque esta actitud la adopte repetidas veces el que algo nos debe. Porque dice el Señor: “Si siete veces al día peca contra ti tu hermano y siete veces se vuelve a ti diciéndote: ‘Me arrepiento’, le perdonarás” (Lc 17, 4).
ORIGENES
*

Lejos de nuestra conducta, por tanto, el recuerdo de las ofensas que nos hayan hecho, de las humillaciones que hayamos padecido-por injustas, inciviles y toscas que hayan sido-, porque es impropio de un hijo de Dios tener preparado un registro, para presentar una lista de agravios.
J. ESCRIVÁ DE BALAGUER
*
Nada nos asemeja más a Dios que el estar siempre dispuestos a perdonar.
SAN JUAN CRISÓSTOMO