Servicio Gratuito con Fines Educativos

Letanías al Espíritu Santo


-Señor, Ruega por nosotros
-Jesucristo,
-Señor,
-Dios, Padre celestial,
-Dios, Hijo, Redentor del mundo,
-Dios, Espíritu Santo,
-Trinidad Santa, que sois un solo Dios,
-Divina Esencia, Dios verdadero y único,
*
-Espíritu de verdad y de sabiduría,
-Espíritu de santidad y de justicia,
-Espíritu de entendimiento y de consejo,
-Espíritu de caridad y de gozo,
-Espíritu de paz y de paciencia,
-Espíritu de longanimidad y mansedumbre,
-Espíritu de benignidad y de bondad,
-Amor substancial del Padre y del Hijo,
-Amor y vida de las almas santas,
-Fuego siempre ardiendo,
*
-Agua viva que apagáis la sed de los corazones, Ten piedad de nosotros
-De todo mal,
-De toda impureza de alma y cuerpo,
-De toda gula y sensualidad,
-De todo afecto a los bienes terrenos,
-De todo afecto a cosas y a criaturas,
-De toda hipocresía y fingimiento,
-De toda imperfección y faltas deliberadas,
-Del amor propio y juicio propio,
-De la propia voluntad,
-De la murmuración,
-De la doblez a nuestros prójimos,
-De nuestras pasiones y apetitos desordenados,
-De no estar atentos a vuestra inspiración Santa,
-Del desprecio a las cosas pequeñas,
-De la glotonería y malicia,
-De todo regalo y comodidad,
-De querer buscar o desear algo que no seáis Vos,
-De todo lo que te desagrade,
*
-De todo pecado e imperfección y de todo mal, Libradnos Espíritu Santo.
-Padre amantísimo, Perdónanos.
-Divino Verbo, Ten misericordia de nosotros.
-Santo y Divino Espíritu, No nos dejes hasta ponemos en la posesión de la Divina Esencia, Cielo de los cielos.
*
-Cordero de Dios, que borras los pecados del mundo, Enviadnos al divino Consolador.
-Cordero de Dios, que borras los pecados del mundo, Llenadnos de los dones de vuestro espíritu.
-Cordero de Dios, que borras los pecados del mundo, Haced que crezcan en nosotros los frutos del Espíritu Santo.
*
Ven, ¡oh Santo Espíritu!, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.
*
V.
Envía tu Espíritu y todo será creado.
R. Y se renovará la faz de la tierra.
*
Oremos
*
¡Oh Dios!, que habéis instruido los corazones de los fieles con la luz del Espíritu Santo, concedednos, según el mismo Espíritu, conocer las cosas rectas y gozar siempre de sus divinos consuelos. Por Jesucristo, Señor nuestro.
R. Amén.